Qué son y cuáles son los tipos de competencias laborales más valoradas del mercado peruano

Qué son y cuáles son los tipos de competencias laborales más valoradas del mercado peruano

Hoy en día, las competencias laborales se han convertido en la carta de presentación a la hora de postularse a un empleo.

¡Así es! Las competencias básicas ya no son suficientes, porque, ahora, los reclutadores tienen en cuenta destrezas adicionales que marcan la diferencia en los procesos de selección de personal. En este artículo  te contamos de qué se tratan y cuáles son las que más demanda el mercado actual.

Habría que comenzar diciendo que las organizaciones buscan perfiles profesionales integrales, que, más allá de una serie competencias técnicas, permitan una real adaptación a las nuevas dinámicas sociales y laborales que exige el mundo actual.

Es por eso que los departamentos de recursos humanos buscan integrar a sus compañías no solo a colaboradores que cuenten con las aptitudes técnicas necesarias para cumplir con los proyectos dispuestos por el empleador, sino que, además, están interesados en que uno de sus puestos de trabajo lo ocupen personas que puedan poner sus aptitudes a dialogar con sus actitudes.

Estas últimas, entendidas como el conjunto de características personales que hacen del individuo una persona dispuesta a comportarse y a obrar de manera adecuada en determinados contextos y son el fundamento de sus competencias laborales.

 

¿Qué son las competencias laborales?

En cualquier proceso de selección de personal, uno de los aspectos que se evalúa con más rigor es el de las competencias laborales. Pero ¿a qué nos referimos cuando hablamos de ese concepto? Partamos por entender a las competencias laborales como las habilidades que posee una persona para cumplir con sus tareas de manera ágil, completa y eficaz.

Por eso es que, a la hora de reclutar posibles candidatos para ocupar un puesto de trabajo disponible, una empresa contempla una serie de requerimientos competitivos, personales y sociales en los perfiles de los aspirantes. Es decir, analiza sus competencias profesionales, sus competencias básicas e, inclusive, sus competencias sociales.  Y así es como considera si está verdaderamente capacitado.

 

Tipos de competencias laborales

Actualmente, encontramos tres tipos de competencias laborales. Avanzar en ellas es subir un peldaño para alcanzar un perfil más integral y direccionado a los lineamientos del mercado laboral.

1. Competencias laborales básicas

Como su nombre lo dice, las competencias laborales básicas son las habilidades esenciales que tiene una persona. Este tipo de competencias suelen ser universales y abarcan una serie de conocimientos que son adquiridos por una persona desde muy temprana edad y que se afianzan con la educación formal.

 

plan 2Algunos ejemplos son la lectura, la escritura, las matemáticas, la gramática, entre otros. De estas, se derivan dos subgrupos.

  • Competencias personales:

En este subgrupo entran las aptitudes que se aprenden con la educación formal, como lo son las operaciones básicas de la matemática, la lectura, la escritura, entre otros.

  • Competencias sociales:

A este grupo pertenecen aquellas destrezas que se relacionan con la conducta básica y la interacción con el otro, como lo son los modales, la comunicación y la sana convivencia.

Las competencias laborales básicas son fundamentales para el desarrollo de cualquier conocimiento posterior. Estas habilidades pueden ser desarrolladas por cualquier persona, y con ellas aumenta la posibilidad de adquirir otro tipo de competencias que serán fundamentales para el progreso personal y corporativo.

2. Competencias laborales genéricas

Las competencias laborales genéricas o transversales, son competencias profesionales que abarcan los aspectos generales del mundo corporativo. Estas competencias están estrechamente relacionadas con el pensamiento creativo y la inteligencia emocional, y van a ser útiles en cualquier disciplina o campo laboral.

Una persona que posea competencias laborales genéricas se caracteriza por tener una personalidad proactiva y creativa. Otras cualidades serían la adaptabilidad, la comunicación, el trabajo en equipo, la solución de conflictos, el gusto por el aprendizaje, la planificación y gestión, la orientación a resultados.

En este punto es importante aclarar que, a diferencia de las competencias laborales básicas, las genéricas no son destrezas que tengan todas las personas. Pero no hay que preocuparse por eso, pues son competencias que pueden ser aprendidas como si se tratara de cualquier conocimiento.

Al ser este tipo de competencias una suerte de requerimiento enfocado en las empresas, es fundamental que las personas encargadas de recursos humanos entiendan cuál es la atmósfera corporativa de su empresa y, así, buscar un perfil que tenga competencias genéricas que se adapten a ese entorno en particular.

Por ejemplo, si hablamos de una empresa que se enfoca en la creatividad, el candidato deberá ser una persona creativa.

3. Competencias laborales específicas

Como su nombre lo indica, estas habilidades van hacia lo específico. Mientras que en las competencias laborales genéricas hablábamos de destrezas que se enfocan más en el ambiente corporativo, estas competencias se relacionan con el conocimiento y el oficio en concreto.

Sin embargo, este tipo de habilidades van de la mano con las competencias genéricas. En ese orden de ideas, si, por ejemplo, una persona posee habilidades para la solución de problemas, podrá desempeñar un cargo como líder.

 

¿Cuáles son las 10 competencias laborales más valoradas en el mercado?

Luego de hacer un recorrido por los principales conceptos y los tipos de competencias laborales, la pregunta es: ¿Cuáles son las habilidades que más buscan los reclutadores de personal?

Muchas de estas competencias tienen que ver con la motivación que un empleado tenga para conseguir resultados a corto, mediano y largo plazo. Por esta razón, haremos un recorrido por 10 destrezas que hacen que el perfil de un candidato sea más atractivo en el mercado.

 

1. La capacidad de aprendizaje será siempre una de las más demandadas

Una de las actitudes más importantes a la hora de asumir un nuevo empleo, es tener interés por aprender. Ya sea porque la persona que asume el puesto es nueva en lo que hace o porque quiere afianzar los conocimientos previos, para un reclutador es fundamental la motivación que alguien demuestra por aprender.

 

Esto no solo ayudará al empleado a crecer profesionalmente, sino que será clave para el crecimiento de la compañía. Las empresas también pueden convertir este aspecto en una herramienta para incentivar a sus empleados, por medio de políticas de crecimiento y planes de carrera.

2. Responsabilidad, clave para al evaluar las competencias

Esta característica no solo es importante dentro del ámbito laboral, sino fuera de él, y, por esta razón, se ha convertido en uno de los aspectos más atractivos a la hora de evaluar el perfil de un candidato.

Tener responsabilidad no solo se relaciona con los aspectos generales en torno a las políticas laborales, como lo son la puntualidad, el cumplimiento de objetivos en tiempos razonables, el buen comportamiento, entre otros.

También se relaciona con la obligación que adquiere el trabajador en función de una empresa en particular, y, de esta forma, garantizar el buen manejo de información corporativa, la confidencialidad, el crear una buena imagen, el compromiso con su propio puesto de trabajo y con los de los demás, etc.

3. La comunicación permanece como una de las más importantes

La comunicación hace la diferencia en el momento de seleccionar un candidato. La capacidad de hablar en público y de expresar ideas de forma oral y escrita, permite una interacción más asertiva y, por ende, facilita el trabajo en equipo.

Es importante que quien es bueno para comunicar, también sepa escuchar a los demás para crear relaciones horizontales.

Esta es una destreza que acompaña cargos de liderazgo como lo son los gerenciales, los directivos y los administrativos. Las herramientas comunicacionales permitirán una mejor relación entre todas las partes, para procurar desarrollar estrategias y planes más eficaces que beneficien a la empresa a largo plazo.

4. Trabajo en equipo: se mantiene entre las preferidas de los reclutadores

El trabajo en equipo se relaciona de forma directa con lo anterior, pues no se puede trabajar en equipo si no hay buena comunicación. Un buen ambiente laboral depende de que los empleados sepan interactuar entre sí, y, por lo tanto, que puedan trabajar en conjunto.

Encuentra ese talento ideal para tu Empresa

Busco Trabajo es el portal donde encuentras los empleos mas reconocidos y populares del Peru. Si eres empresa, publica de manera gratuita y encuentra el personal solicitado.



EMPLEOS POR CATEGORÍAS

✓ Asesor Comercial

✓ Contador

✓ Ventas